Y eso del Coaching, ¿qué es?

coachingEn los últimos años, se ha oído mucho hablar de esta disciplina, pero ¿acaso alguien explica lo que es? Y sobre todo, ¿qué narices hace este artículo en un blog de mediación? Pues, aunque parezca mentira, todo está muy relacionado.

Primero, veamos qué es el coaching y para qué sirve. Muchos han oído hablar de esto, pero no todos tienen muy claro de qué estamos hablando. Tradicionalmente, el coaching ha estado ligado al deporte. El coach (entrenador en castellano) se encarga de mejorar el rendimiento de sus atletas o jugadores, de forma que éstos sean los mejores y alcancen los objetivos marcados. Sin embargo, después de ver que esto funcionaba, se exportó al mundo empresarial y posteriormente al ámbito personal.

Una vez hecha esta pequeña introducción, dejaré de lado la historia. No quiero entrar en sus orígenes etimológicos del siglo XV-XVI ni en quién implantó antes qué tipo de coaching. El debate de qué fue primero, si el huevo o la gallina no es lo que me ha llevado a escribir este artículo.

Sí quiero centrarme en las extrañas ideas que han ido generándose acerca de esto a lo largo de estos últimos años. Cuando me certifiqué como coach Ejecutivo, recuerdo como un grupo de buenos amigos me dijeron lo siguiente: “Ahora que eres coach, nos solucionarás cualquier problema que nos surja, ¿no?”. ¡Resulta que pensaban que un coach valía hasta para conseguir que conociesen alguna chica con la que salir! Puedo entender este tipo de errores cuando sólo conocen la figura del entrenador ligada al deporte, donde consigue que todos logren el objetivo que se marquen. Todavía no se oía mucho lo de Coaching Ejecutivo o Coaching Personal y podía llevar a error.

Lo que no logro entender, es la idea que tiene gente que sí que conoce el Coaching, bien por haber sido coachee (el cliente del coach), bien porque en su entorno han oído hablar de este método. El concepto más común que tiene la gente acerca del Coaching, es la de un motivador. Además lo dicen como si se tratase de un mero sacacuartos… Sin comentarios.

Life-Coaching-Icon-copyEs cierto, que durante un proceso de Coaching, cuando el coachee está logrando una transformación deseada y buscada, sale motivado a afrontar cualquier situación que se pueda encontrar de ahora en adelante. Lo hace todo con más alegría y mejor. Pero eso no hace que el coach sea un motivador. El coach acompaña al coachee en su proceso, haciendo de espejo y ayudándole a ver qué quiere conseguir, cómo lo quiere conseguir, qué está haciendo para conseguir lo deseado y qué se lo impide. En todo caso, es el coachee el que toma la decisión de qué hacer y cómo hacerlo y no busca motivación en terceros, sino en sí mismo y en sus propios objetivos. Por tanto, podría decirse más bien que los motivadores sonlos coachees…

Hace poco, tuve la fortuna de disfrutar de un proceso de Coaching Personal. Había cosas en mi vida que no disfrutaba y necesitaba un cambio, pero no sabía qué movimiento hacer por lo que acudí a una coach. La gente pensaba que era porque estaba desmotivado, pero es que no tiene nada que ver. Sencillamente, quería ver qué camino me convenía más y cómo conseguir las metas que realmente quería alcanzar. Repito e insisto: el coach NO es un motivador.

Antes de continuar, quiero hace un paréntesis para agradecer a María Calandria Ristori por su gran trabajo y profesionalidad. Sin duda es una coach impresionante que implantó en España un método único de Coaching Transpersonal.

Ahora bien, ¿qué narices tiene esto que ver con la mediación? Un mediador ayuda a las personas a resolver conflictos entre ellas, mientras que un coach acompaña a alguien durante un proceso de aprendizaje y transformación. Entonces, ¿están relacionados? Pues están muy relacionados. No por sus objetivos o funciones. Tampoco por el papel de cada uno dentro de los distintos procesos. Están relacionados en los métodos utilizados.

ruedas dentadas

Tanto el coach como el mediador trabajan a través de la comunicación. Ayudan a personas que traen emociones contenidas y trabajan con esas emociones para que no supongan una limitación al proceso, sino un empuje que lo ayude a progresar. En mediaciones familiares, cuando se trabajan esas emociones, se logra que las personas alcancen acuerdos por sí mismas de manera rápida y directa. Lo mismo sucede con el Coaching. Cuando el coachee deja de lado las emociones o creencias limitantes, logra avanzar y consigue cosas que antes no creía posibles.

Las preguntas, importantísimas en ambas disciplinas, al igual que en la mediación, siempre van enfocadas al futuro y son abiertas, de forma que se obtenga más información por parte del cliente con el fin de poder ayudarle mejor.

Yo, cuando me formé en la Escuela Europea de Coaching, además de conseguir una transformación personal para mejor, adquirí unas técnicas muy útiles para la mediación. Sobre todo, dejé de ver las emociones tradicionalmente tachadas como negativas, como la ira o la tristeza, como algo malo. Ahora cuando salen a relucir, en lugar de enfrentarme a ellas, tratando de hacer que desaparezcan (lo que provoca el efecto contrario), las acompaño y ayudo a las personas que las tienen a que trabajen con ellas y las manejen de forma que les permita acercarse a la solución deseada por ambas partes.

Lo mejor de esa experiencia fue descubrir que hay otros puntos de vista igual de válidos, igual de acertados que el mío. Toda interpretación tiene su explicación y su porqué. Aunque parezca mentira, esto ayuda a mejorar como mediador, y sobre todo, a entender más a los mediados cuando traen sus emociones y sus vivencias a la mediación. Puedo asegurar, que una vez se sientan escuchados y entendidos, podremos pasar a hablar de soluciones con la otra parte. Hacerlo antes de tiempo, lo único que conseguiremos es que fracase la mediación, bien porque se cierre sin acuerdo, bien porque el acuerdo que se alcance sea tan frágil o incompleto que no solucione nada.

imagesPor último, quiero hacer un pequeño comentario adicional respecto al Coaching y su dicción. Es cierto que se trata de un anglicismo y que la traducción al castellano de coach es “entrenador personal”, pero no puedo evitar que me chirríe como suena cuando se pronuncia a lo espanglish. Coaching, a pesar de que se escribe con la O y la A juntas, se pronuncia “couching”. Al igual que coach se pronuncia “couch”, y no “coch”, “coush” ni “coach”. Coachee, por su parte, se pronuncia “couchí”.

Anuncios

Un comentario en “Y eso del Coaching, ¿qué es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s